logo web carlos pellegrini

logo univesidad bs as

Departamento de Extensión Cultural

JEFA DEL DEPARTAMENTO
Carla V. Ruiz

Objetivos del Departamento

La Extensión, junto con la Docencia y la Investigación constituyen los tres pilares sobre los que se asienta el proyecto de la Universidad de Buenos Aires. Es heredera de la esencia de la Reforma Universitaria de 1918 que revolucionó la educación pública en Argentina como en América Latina.

En el Pellegrini, Extensión funciona desde 1994. Su tarea es ampliar la acción social y cultural de la Universidad hacia el resto de la comunidad.

La Extensión vincula y concientiza a los alumnos sobre las muy diferentes realidades de nuestra Argentina. El área de Bienestar Estudiantil busca atender a las necesidades de los alumnos y su familia.

Extensión y Bienestar Estudiantil forman parte de un proyecto integral de educación que no se limita a la instrucción sino a fomentar la formación cívica, la educación de un futuro ciudadano comprometido y solidario.

INTEGRANTES

Emiliano N. Lamoglie
Ana Pluchinsky

HORARIO: El Departamento atiende de lunes a viernes de 10 a 17 horas.

UBICACIÓN: segundo piso.

HISTORIA DEL DEPARTAMENTO:

Extensión universitaria y educación popular.
Experiencias realizadas / debates pendientes.
La extensión universitaria no tiene atributos "esenciales". Trabajar sobre esta problemática tiene la dificultad de que no hay consenso en su definición y los estudios sobre el tema son relativamente escasos. Las concepciones fueron variándose y definiéndose, a lo largo de cien años de historia, ya sea en la práctica misma como en las "declaraciones de principios".
Silvia L. Brusilovsky.
Eudeba. Buenos Aires, marzo de 2000.

En Argentina, como en Europa, el movimiento universitario vinculado al socialismo dio lugar a la creación de las universidades populares, que ocuparon un lugar central en la educación de los trabajadores. Este modelo incide en los países de América Latina (Brasil, México, Argentina).
En nuestro país, a partir de la reforma de 1918, la extensión es considerada función central de la universidad. Cabe señalar, sin embargo, que su práctica es anterior a su inclusión como una de las bases doctrinarias del Movimiento.
Como antecedente significativo, puede recordarse que en 1905 en la Universidad de La Plata inicia actividades de extensión y que en 1907 Joaquín V. González, como Presidente de esa Universidad, inaugura las Conferencias de Extensión Universitaria y señala la importancia de "la incorporación con carácter legal de la extensión universitaria, esto es, la de una nueva facultad destinada a crear y difundir las relaciones de las enseñanza propia de sus aulas con la sociedad ambiente… de tal manera que lo que…hasta ahora había sido una labor voluntaria, espontánea, de las corporaciones docentes, como en Oxford, Cambridge, Harvard, Pensilvania, Columbia, y otras, aquí se recogía su experiencia ya bastante completa y sistematizada y se herejía resueltamente en una función permanente.
En esa historia, consideramos que el DEU constituyó un hito significativo en relación con el objetivo de comprometer a la universidad en el desarrollo de prácticas que contribuyan a modificar condiciones de desigualdad.
El Departamento de Extensión Universitaria forma parte del proyecto de universidad que comienza a instalarse en la UBA en 1956, después del golpe del 16 de septiembre de 1955, que derroca al gobierno de Perón.
Su creación y sus actividades constituyeron parte del esfuerzo para construir una institución que en la legislación, estructura y actividad académica, respondiera a los principios de la Reforma: gobierno colegiado y tripartito, reformulación de la docencia y de la investigación libertad de la cátedra, ingreso irrestricto, compromiso social de la universidad
La concepción política que orientó su creación y desarrollo evidencia un enfoque que excede los límites de la función de extensión, ya que responde al intento de instalar un modelo universitario que combina los dos aspectos de la Reforma, su naturaleza a la vez cultural y política: la idea de una universidad que contribuya a la transformación de la sociedad que sostiene su existencia.
El proyecto de la UBA reconoce cuatro misiones específicas: preservación del patrimonio cultural, investigación científica, formación de profesionales y misión social.
En ese contexto, el Departamento de Extensión Universitaria fue la unidad del Rectorado que tuvo como actividad central llevar a cabo proyectos vinculados con esa última función, sin perder relación con las otras.
Esta integración permite reconstruir un modelo institucional que confrontaba y daba cuenta no solo de una lucha entre concepciones de extensión sino entre concepciones de universidad, que conformaban diferencias dentro del Reformismo, así como antagonismos con los sectores de la derecha liberal sobre temas universitarios centrales, en debate aún hoy.
Documentos y entrevistas nos permitieron identificar dos ideas centrales para formular los principios de la política universitaria que fundamentan el proyecto: democratización y demostración.
Al develar su sentido se puede llegar a entender la experiencia como un espacio de lucha por la producción cultural, como parte de una historia de confrontaciones entre fuerzas políticas que se dio también dentro de las universidades nacionales desde principios de siglo y que continúa hasta el presente.

LA EXTENSIÓN EN LA ESTRUCTURA Y EN LA LEGISLACION DE LA UBA :

Hacer efectivo el doble camino, no fue tarea sencilla. Requirió ir construyendo condiciones internas - en la estructura institucional, en la legislación, en la docencia y en la investigación - y relaciones fuera de la universidad - con la sociedad civil y con organizaciones del Estado - que permitieran cumplir los propósitos declarados.
Los Departamentos en los que en 1956 se estructura el Rectorado están relacionados con la identidad que el grupo de fundadores asigna a la: Extensión Universitaria, Relaciones y Actividades Culturales para Universitarios, son unidades independientes, por que se diferencia la extensión de la difusión cultural, del bienestar estudiantil, de la actualización de los graduados, de la orientación a los estudiantes.
El progresivo aislamiento en la estructura institucional forma parte, seguramente, de los cambios en el contexto de la UBA y del país.
Desde fines de 1960 el movimiento estudiantil - del cuál habían surgido los organizadores del DEU y que constituía el grupo político más progresista de la Universidad, pierde fuerza tanto por el avance de los estudiantes de derecha, de agrupaciones no reformista, como por las propias rupturas internas y por el avance que tiene la línea apolítica del movimiento reformista.

ORGANIZACIÓN BARRIALES:

El DEU cumple función asesora en aspectos legales y de búsqueda de recursos financieros para dar posibilidad de constitución de las cooperativas, como estrategia para apoyar. Para hacerse cargo de la puesta en marcha del proyecto se constituyó una Comisión de vecinos de la Isla y de la Villa y el DEU solicitó asesoramiento a la Facultad de Ciencias Económicas que asignó esa responsabilidad al Instituto de Estudios Cooperativos.
La tarea estuvo a cargo de sus docentes, con participación de estudiantes.

EXTENSIÓN Y DOCENCIA ENSAYOS DE ARTICULACIÓN:

El DEU fue parte de un proyecto político universitario en el que la democratización pedagógica constituía aspecto central.
La articulación de sus actividades con las de docencia estuvo, por ello, entre sus objetivos.
El Departamento se crea en un contexto institucional que retoma estos principios, los incorpora al Estatuto Universitario y construye una estructura institucional que procura hacer efectiva la democratización pedagógica.
Desde 1957 se instala en la Universidad Reformista un proceso de creación de condiciones para lograrla: se abre el Departamento de Orientación Vocacional para asesorar y apoyar a estudiantes en sus elecciones y necesidades de aprendizaje; se constituye un sistema de becas asignadas por concurso, para estudiantes que reunieran la doble exigencia de capacidad y necesidad de ayuda financiera.

EXTENSIÓN Y EL MOVIMIENTO POLITICO-UNIVERSITARIO Y CULTURAL

El estudio del DEU permite avanzar en el conocimiento del papel que jugó una franja de profesionales críticos por generar ideas y prácticas vinculadas con las problemáticas y condiciones de los sectores populares. Dado que la emergencia de una práctica cultural no es nunca un proceso aislado, es posible encontrar la relación de este grupo con tendencias del movimiento político universitario e intelectual de la época.
Estas experiencias - no descriptas como "extensión" sino, como "solidaridad"- constituyen antecedentes del DEU. Los proyectos con los que el Departamento comienza sus actividades se llevan a cabo en áreas de trabajo y organizaciones gremiales y barriales en las que se había trabajado desde los centros de estudiantes.
Esta continuidad permite entender la relación del caso con el movimiento político universitario y encontrar, en nuestro país, una tendencia común con las de otros de América Latina.
Desde comienzos de la década de 1950, como parte de las actividades de los centros de estudiantes se constituyeron comisiones obreros-estudiantiles que mantuvieron contactos con sindicatos anarquistas y socialistas y desarrollaron actividades destinadas a la educación y recreación de niños, a la formación técnica de trabajadores y a la defensa de trabajadores.

LA ACTUALIDAD DE LOS DEBATES

Los principios políticos explícitos desde la creación del Departamento de Extensión Universitario asi como los que se sostienen en los diez años de actividad, nos permiten pensar que las propuestas y experiencias del DEU incluyeron temas que continúan hoy siendo objeto del debate.
La lucha por la instalación de la extensión excedió la problemática de esa función y dio cuenta de una persistente confrontación entre fuerzas políticas que se remonte a comienzos del siglo XX.
El neoliberalismo define la función de las universidades en términos de proveedoras de los profesionales que demandan el mercado o las políticas sociales del gobierno. Este presiona, a través de los premios y castigos financieros, para que supediten sus políticas a las del modelo hegemónico.
El compromiso con la sociedad lo es, en realidad con las empresas y con la ejecución de políticas sociales descentralizadas. En nombre de la eficiencia económica se firman contratos de transferencias. El proyecto reformista de formar profesionales comprometidos es reemplazado por el de abastecimiento de profesionales altamente calificados para consumo empresarial.
Tomando en cuenta la situación actual del país, podemos afirmar que la recuperación de los principios políticos y los criterios estratégicos del DEU tienen que ver que con algo mas que con no olvidar la propia historia.
Las definiciones políticas y las experiencias de la extensión reformista nos permite afirmar que el departamento constituye un antecedente política-educativo de una concepción de la educación superior como esfera pública en la que se valora el papel que la educación superior desempeña en la formación de los estudiantes como agentes críticos, capaces de comprender, analizar y ampliar las posibilidades de sostener y profundizar la vida pública democrática.
Evaluar la calidad, definir la relación de la universidad con la sociedad y el estado, formar profesionales como sujetos sociales, construir y validar conocimiento, siguen siendo cuestiones en discusión, constituyen objeto de una lucha por la producción e imposición.